Debate: Solidaridad entre Perú y Alemania

La Infostelle Perú quisiera impulsar un debate sobre como se pueden concebir lazos de solidaridad y de parteneriado entre peruanos y alemanes. En los siguientes números de nuestro boletín InfoPeru vamos a pedir colaboraciones sobre el tema a amigos peruanos y alemanes. También nos alegramos si alguiéno nos quiere escribir y aportar al debate espontáneamente. También pueden usar la función de comentario después de los artículos.

Esperamos que podamos dar inicio a un intercambio fructífero y concreto,

Infostelle Peru

Aporte al debate No 1: Solidaridad, ayuda, parteneriado

Cuando le cuento hoy a jóvenes alemanes o peruanos sobre la Infostelle Perú, que es una red de grupos de solidaridad con el Perú,muchas veces me preguntan: Qué es esto, un grupo de solidaridad ?

Para tener un poco de historia: la Infostelle Perú fue fundada hace 29 años por personas que habían estado como cooperantes en el Perú o que tenían algún vínculo con el Perú. En este tiempo existían varios grupos de solidaridad internacional que tenían como base común la solidaridad política de la izquierda de personas de los ricos páises industrializados con personas en países más pobres „en vía de desarrollo“. El conceptó nació de la teoría de la dependencia: los países pobres son pobres, porque los países ricos son ricos. Mientras que algunos grupos de solidaridad en Alemania apoyaron a los nuevos gobiernos de izquierda en Nicaragua o Cuba en los años 70 y 80, en contra de un imperialismo estadunidense, la solidaridad de los grupos con el Perú se enfocó sobre todo en el apoyo a los grupos de Derechos Humanos durante la época del conflicto armado interno.

Desde entonces el mundo ha tomado un giro de 180 grados. Los antiguos „países en vía de desarrollo“ se llaman hoy en día „mercados emergentes“. Los voluntarios extranjeros se han convertido en expertos. La ayuda al desarrollo se llama cooperación internacional. Hasta hoy en día no tenemos una buena palabra cómo llamar a los antiguos países en vía de desarrollo: algunos hablan del Sur global (pero entonces, a qúe pertenece Australia ?), otros del Trikont (Africa, Asica, América Latina). Otros de países pos-coloniales. Y adónde poner los países de la antigua Unión Soviética o China ?

Pero también en Alemania han habido fuertes cambios: la brecha entre pobres y ricos se ha abierto más, viejas seguridades desaparecen. Pobreza, trabajo precario, trabajo por service o una sociedad de clases donde los ricos tienen sus propios colegios, clínicas y clubes y los pobres se quedan con el Estado: todo esto se encuentra cada vez más en Alemania.

Entonces la línea separadora no es aquela entre peruanos y alemanes, sino aquella entre peruanos „acomodados“ y alemanes „acomodados“ por un lado, y alemanes y peruanos „des-enganchados“ por el otro lado („des-enganchados“ o „caídos del sistema“ es el nuevo término que usan los alemanes para designar a la clase pobre).

Cuando se habla de solidaridad entre países, siempre resuena la palabra „ayuda“. Solidaridad significa ayuda recíproca: yo te ayudo hoy, tu me ayudarás mañana, cuando lo necesite. La base son valores y objetivos compartidos y la confianza mutua. Solidaridad suele funcionar entre familias y dentro de muy pocos Estados en nuestra tierra. Solidaridad apunta a la reciprocidad, mientras que la ayuda expresa un des-equilibrio: una parte ayuda, la otra parte recibe la ayuda. El que da ayuda adquiere poder frente al quién ayuda.

En los últimos años se ha hecho popular otro concepto más para designar a las relaciones entre los antiguos países industrializados y los países en vía de desarrollo: el concepto del partenariado. Comunidades eclesiales, colegios, universidades y municipios asumen parteneriados con sus iguales en otros países. El concepto enfoca el intercambio; aunque mucha ayuda unilateral sigue dándose bajo el nuevo concepto del parteneriado . Porque los padrones existen desde tiempos coloniales y las dos partes se han acostumbrado a ellos. Los alemanes suelen asumir el papel del „buen ayudante“, con el riesgo de convertirse en sabe-lo-todos; los peruanos, acostumrados a recibir ayuda, para dar un ejemplo, no tienen por qué buscar donantes locales para financiar a sus ONGS o pagar sus propios pasajes aéreos para visitar a los socios en Alemania.

Cómo entonces se puede convertir el parteneriado y la solidaridad entre grupos de la sociedad civil alemana y la sociedad civil peruana en una vía de doble sentido ?

Primeros proyectos pilotos indican un camino: jovenes peruanos que van a hacer un voluntariado a Alemania, asi como jóvenes alemanes lo vienen haciendo desde hace decennios en el Perú. O como grupos de la sociedad civil alemana que recogen firmas dirigidas al Pesidente Peruano para pedir el cumplimiento de derechos humanos. Veremos que , algún día no tan lejano , grupos de la sociedad civil peruana recogerán firmas para escribir al gobierno aleman, para que cumpla con sus propios estándares ambientales para con los alemanes? Cuando habremos llegado a ello, podrémos hablar de parteneriado.

Hildegard Willer

Aporte al debate 2: ¿Cómo pueden ser los alemanes solidarios con lxs peruanxs?

La primera vez que escuché el concepto Solidaritäts- Arbeit fue en Alemania hace aproximadamente nueve años y no entendí qué significaba. El concepto me era extraño. Nunca lo había utilizado en mi trabajo como activista de derechos humanos para explicar lo que hacía con organizaciones de base ronderas, quechuas o vecinales. Menos lo había usado para explicar mi trabajo con funcionarixs públicxs, como jueces, policías o congresistas.

Solidaridad alemana con lxs peruanxs. ¿Qué significa eso? Aquella ocasión hace nueve años pensé también: si yo soy peruano, entonces ¿puedo ser también beneficiario de la solidaridad alemana? Por el contrario ¿pueden lxs peruanxs ser solidarixs con lxs alemanxs? ¿Qué signfica para el ciudadano de a pie alemán ser solidario con el Perú? ¿Qué significa para Infostelle Peru el Soliaritätsarbeit? En las siguientes líneas retomo esas preguntas e intento formular algunos comentarios críticos al concepto Soliaritätsarbeit.

Desde mi punto de vista, el orden mundial es un orden injusto. Las relaciones entre las personas y los países están fuertemente marcadas por la desigualdad. En ese sistema mundo, donde todxs vivimos y estamos interconectadxs, el Perú se encuentra en la periferia, mientras Alemania en el centro. Eso lo aprendí de la teoría de la dependencia y lo trabajo actualmente desde una perspectiva decolonial. De ese modo, cuando alguien habla de solidaridad de personas del Norte a favor de personas del Sur, pienso inmediatamente en ese contexto de relaciones de poder globales y desiguales, donde Alemania a está a la cabeza de la cadena alimenticia, mientras que Perú mucho más abajo. En dirección vertical, la solidaridad cobra el sentido de la retórica de la salvación, que estaba presente ya en tiempos coloniales y que aún ahora está vigente: lxs europexs traen la salvación para lxs indixs. Esta salvación ha tenido varios nombres a lo largo del tiempo, por ejemplo dios cristiano, civilización o desarrollo.

Evidentemente este significado de Solidaritätsarbeit no es el que comparte Informatiosstelle Peru. Si lo compartiera, entonces yo no sería un miembro activo de esta asociación alemana. Pero la historia de las relaciones entre la solidaridad del Norte con el Sur y concretamente la historia del concepto Solidaritätsarbeit es mucho más larga que la historia de Infostelle Peru. La retórica de la salvación la vemos hoy aún vigente en el discurso de los medios alemanes, que alimentan la cultura de lxs ciudadanxs alemanxs de a pie. Con su omisión, los medios repiten el mensaje de que América Latina no es importante. Salvo algunos pocos portales web especializados, como Amerika 21, InfoPeru, Ila, Lateinamerika Nachrichten, casi no hay noticias sobre Perú en la prensa alemana. Y cuando los medios reportan se trata muchas veces de noticias banales. Como por ejemplo, en el 2017, mientras el país se ahoga por las terribles inundaciones producto del Fenómeno del Niño, los medios Spiegel, Berliner Zeitung y otros publicaron la noticia de que nueve cocodrilos se habían escapado de un zoológico en el Perú. Por otra parte, a veces se encuentran artículos interesantes o entrevistas sobre América Latina, como la que le hicieron a Lula Da Silva en enero de 2018 en Die Zeit. Pero normalmente los medios alemanes refuerzan un mensaje sobre América Latina: poco importante, exótica y corrupta. El paso siguiente dentro de la retórica de la salvación es la consecuencia lógica: si en un país nueve cocodrilos se escapan del zoológico, aquel país necesita la solidaridad de los países más favorecidos.

Dentro de la retórica de la salvación ¿cómo puede un peruanx ser solidarix con lxs alemanxs? No tengo idea. Pero en Infostelle Peru la situación es diferente. Entre nosotros no se comprende la Solidaritätsarbeit en su lógica de salvación. Nosotros pensamos que el trabajo es de doble vía, de dar y recibir. Quizá por eso, Infostelle se ubica la periferia del Norte. No somos partícipes del mainstream de la cooperación internacional, sino que criticamos los intereses de Alemania allende mares. No reproducimos el discurso mediático que exotiza al Perú, sino que tenemos nuestro propio medio de comunicación InfoPeru. Trabajamos conjuntamente con personas concretas en Perú y apoyamos sus luchas por mejores condiciones de vida. En el contexto de Infostelle y en dirección horizontal, lxs peruanxs podemos ser solidarixs con lxs alemanxes. Ejemplos de ello son lxs peruanxs que participan activamente en la asociación alemana Infostelle, lxs expertxs peruanxs que cada año invitamos a nuestro Peru-Seminar, etc.

Aunque Infostelle Peru vive su propia práctica del Solidaritätsarbeit, lo cierto es que el contexto alemán está marcado por la retórica de la salvación, que impacta también en lo que se entiende comúnmente por solidaridad. En consecuencia, yo tomaría partido por dejar de usar el concepto Solidaritätsarbeit y lo reemplazaría por uno que explique mejor a la sociedad alemana qué es lo que hace Infostelle Peru. Más allá de eso, uno de los grandes retos de Infostelle, claro está, es intensificar su lucha contra la retórica de la salvación y señalar tanto a la sociedad civil como al Estado alemán sus prácticas de dominación encubiertas con sus relaciones “solidarias” con el Perú.

César Bazán Seminario